Header image
   
  
 
 
 
 
   
Noticias

Opel Grandland X Hybrid4
Se hace eléctrico

click en la foto para ampliar
Opel suma su híbrido: el Grandland X.

Respondiendo al plan estratégico PACE!, Opel se inserta en el mercado de los autos electrificados y presenta la versión PHEV (Plug-In Hybrid Electric Vehicle, vehículo eléctrico híbrido enchufable) de su “SUV full size”. Así, surge el Opel Grandland X Hybrid4, una adaptación del Peugeot 3008 hecha para la casa de Russelsheim, que encabeza la gama de “SUV” de la automotriz, delante de los Crossland X y Mokka X. En esta versión, combina un motor naftero turbo de 1.6 litros que entrega 200 CV, que responde a la norma Euro 6d-TEMP, adaptado para su funcionamiento en un conjunto híbrido, que se combina con dos propulsores eléctricos, uno en cada eje, que le permite así contar con tracción integral cuando resulta necesaria. El sistema de accionamiento eléctrico cuenta con dos motores eléctricos de 109 CV / 80 kW, alimentados por una batería de litio-ion de 13,2 kWh. El motor eléctrico delantero está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades electrificada. El segundo motor eléctrico, el inversor y el diferencial están integrados en el eje trasero eléctrico para proporcionar tracción en todas las ruedas a pedido. El grueso del trabajo de propulsión lo cumple el motor de combustión interna, mientras que para circular en las velocidades más bajas de la conducción transitoria están cubiertas por la parte eléctrica del tren motriz.

click en la foto para ampliar
El modelo recorre 50 km sin emisiones.

El Opel Grandland X Hybrid4 puede cubrir hasta 50 kilómetros en modo eléctrico puro en el ciclo de conducción WLTP (o 60 km según NEDC). Los estudios han demostrado que en Alemania, el 80 por ciento de todos los viajes diarios cubren una distancia de menos de 50 km, por lo que para estos clientes el Grandland X Hybrid4 podría conducir con cero emisiones todo el tiempo. Además, el Grandland X Hybrid4 ofrecerá cuatro modos de conducción: eléctrico, híbrido, AWD y deportivo, que permitirán a los conductores adaptar las características del automóvil a sus deseos o a las condiciones específicas de manejo. Para la recarga de energía, hay un enchufe de 3.3 kW (se brinda como opcional la boca de 6.6 kW) del lado opuesto a la tapa del tanque de nafta. La batería está instalada debajo de los asientos traseros para optimizar el espacio interior y no quitar espacio del baúl. El tiempo de carga depende del tipo de cargador en uso. Además del cable suministrado con el vehículo para la carga desde una toma de corriente doméstica, Opel ofrecerá dispositivos para la carga rápida en estaciones públicas y “wallbox” (cajas de pared) para el hogar.

click en la foto para ampliar
Confortable interior del "SUV" de la casa de Rüsselsheim.

Por ejemplo, la batería se carga completamente en aproximadamente una hora y 50 minutos con una wallbox de 7,4 kW. Para que la carga sea aún más conveniente, el Grandland X Hybrid4 se beneficiará de las soluciones dedicadas para vehículos electrificados suministrados por Free2Move Services, la marca de movilidad Groupe PSA. La oferta incluirá un pase de carga, que dará acceso a más de 85.000 puntos de carga en Europa, y un planificador de viaje, que propone las mejores rutas según la autonomía residual del automóvil y la ubicación de las estaciones de carga a lo largo de las rutas. La navegación conectada a través del sistema de información y entretenimiento Navi 5.0 IntelliLink se encarga de encontrar las rutas y la guía hacia la estación de carga elegida. El Grandland X Hybrid4 también ofrecerá el nuevo servicio telemático Opel Connect, que permite contar con una serie de funciones útiles. Entre ellas, se cuentan la navegación en vivo con información de tráfico en tiempo real, la verificación de los datos clave del vehículo a través de una aplicación, la conexión directa con la asistencia en carretera y las llamadas de emergencia.

click en la foto para ampliar
Distribución de la mecánica, y las baterías bajo los asientos traseros, para no robar espacio.

La ayuda puede ser alcanzada en segundos a través del botón rojo. Si se despliegan los tensores del cinturón de seguridad o las bolsas de aire, la llamada de emergencia se activa automáticamente. Para mejorar aún más la eficiencia, el Grandland X Hybrid4 cuenta con un sistema de frenado regenerativo para recuperar la energía producida durante el frenado o la desaceleración, que permite aumentar la autonomía hasta un 10%. El conductor puede incluso cambiar a "Regeneración a pedido" para obtener la máxima recuperación de energía. El par de arrastre del motor eléctrico es tan alto que no es necesario aplicar el pedal del freno para reducir la velocidad hasta detenerse por completo en el tráfico normal. Así, el Grandland X Hybrid4 se controla a través del acelerador (One Pedal Driving, manejo con un solo pedal). Para aprovechar aún más el sistema eléctrico de alto voltaje (300 V), el Grandland X Hybrid4 está equipado con un compresor de aire acondicionado eléctrico y un calentador eléctrico. El nuevo Grandland X Hybrid4 pertenece a la vanguardia de la próxima generación de vehículos electrificados de Opel. Mientras el Ampera-e sigue a la venta en mercados seleccionados, el fabricante lanzará globalmente dentro de 20 meses el nuevo Corsa, el nuevo Zafira Life MPV, el nuevo Vivaro LCV y el sucesor del Mokka X, cada uno de los cuales contará con una versión eléctrica alimentada por batería. El Opel Grandland X saldrá a la venta en las próximas semanas, mientras que primeras entregas a clientes tendrán lugar a principios de 2020.