Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
 
Noticias

Lotus Mark I
En la búsqueda

click en la foto para ampliar
Hazel a bordo del Lotus Mark I, objeto de una febril búsqueda.

Lotus convoca a fanáticos de la marca, coleccionistas y buscadores de rarezas automovilísticas del mundo, para hallar al Lotus Mark I, el primer automóvil construido por Colin Chapman, el fundador de la firma, que se halla perdido desde hace mucho tiempo. La unidad es el Lotus más escurridizo de la historia, el auto de competición que el joven ingeniero construyó a mano en un pequeño garaje londinense propiedad de los padres de su entonces novia. Superando la limitación del automóvil estándar, Chapman aplicó enfoques innovadores para mejorar su rendimiento en desafiantes competiciones de trepada. A pesar de que su existencia está bien documentada, el paradero actual de Mark I sigue siendo un misterio. Construido por Chapman, con la ayuda de amigos y su novia (que más tarde se convirtió en su esposa), Hazel, entró en una serie de competencia en 1948 con éxito inmediato. Sin embargo, Colin innovaba constantemente, y pronto se puso a trabajar duro en el Mark II. El primer automóvil se vendió en noviembre de 1950 pero, desde allí, el camino del automóvil se desvanece. A pesar de que se realizaron muchas investigaciones a lo largo de los años, su paradero nunca se ha establecido. Clive Chapman, hijo de Colin y Hazel y actual director del Lotus Classic, precisó: "El Mark I es el santo grial de la historia de Lotus. En él mi padre pudo poner en práctica por primera vez sus teorías para mejorar el rendimiento al diseñar y construir un automóvil. Ubicar este punto de referencia de Lotus, mientras celebramos el 70º aniversario, sería un logro monumental. Queremos que los fanáticos aprovechen esta oportunidad para buscar en todos los garajes, cobertizos, graneros y galpones que tienen permitido. Incluso es posible que el Mark I haya sido exportado desde el Reino Unido, y nos encantaría saber si sobrevive en otro país".

click en la foto para ampliar
El Mark I fue construido en un taller prestado y brilló en las trepadas.

En un taller prestado por los padres de Hazel, Colin volvió a imaginar y rediseñó un Austin Seven para crear el primer Lotus. Construido a mano, y con Hazel (su novia entonces) ayudando donde fuera necesario, completó el automóvil en la primavera de 1948 y de inmediato ingresó en distintas competencias. Con Hazel en el asiento del pasajero y Colin detrás del volante, obtuvieron dos premios en su clase en sus primeras participaciones. Originalmente terminado en aleación desnuda y sin pulir, el automóvil se pintó de blanco, antes de repintarlo en rojo. Inquieto ingeniero, Chapman pronto trabajó en el siguiente automóvil, el Mark II, diseñado utilizando las lecciones aprendidas de su primera labor y la experiencia adquirida a través de las competiciones en las que había participado. Como resultado, un anuncio colocado en la revista Motor Sport, que describe un automóvil Austin Seven Special deportivo de cuatro plazas, vio el Mark I vendido en noviembre de 1950. Chapman recibió £ 135 por el automóvil, pero lo único que se sabe ahora es el nuevo propietario era que tenían su base en el Norte de Inglaterra. Con los años, muchos entusiastas han buscado el automóvil, pero fue en vano. Lotus ha pedido previamente a expertos que ayuden a localizar el vehículo perdido, pero a medida que la compañía se prepara para el cenit de las celebraciones de su aniversario a fines de septiembre, se espera que una búsqueda renovada, a escala global, ayude a rastrear a este verdadero mito.