Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

Compromiso de Bridgestone
Reducción de emisiones

click en la foto para ampliar
Hacia 2050, Bridgestone planea reducir las emisiones de CO2 que genera un 50%.

Bridgestone tiene como uno de los principales objetivos globales reducir las emisiones de CO2 en un 50% para 2050. Este proceso se ve reflejado tanto en las distintas instancias de producción como en los productos de la marca. Para contribuir con ello, la presión de inflado, la alineación, la resistencia al rodamiento definen no solo el rendimiento general del vehículo y el consumo de combustible, sino que también influyen en la cantidad de dióxido de carbono que nuestro vehículo emite al ambiente. La resistencia al rodamiento afecta al rendimiento del neumático y el consumo del combustible. Por ello, Bridgestone produce neumáticos Low Rolling Resistance (baja resistencia al rodamiento), para aprovechar al máximo la vida útil del neumático, y para poder reducir al mínimo el consumo de combustible. Así surgió la línea de neumáticos Ecopia que se caracteriza por llevar la resistencia a la rodadura al mínimo, optimizar el consumo de combustible y reducir las emisiones de dióxido de carbono gracias a la tecnología de materiales con los que estos cuentan. El peso es otro factor influyente, y por ello se intenta disminuir al mínimo el espesor de todos los materiales posibles y además utilizar menos recursos naturales para la producción de los neumáticos. En cuanto al diseño, este impacta en varios factores de la performance y por eso se considera un elemento clave en el desempeño general que se espera del producto. Las características del neumático están enfocadas en producir un menor impacto ambiental desde el diseño y a través de los materiales utilizados en la fabricación. Por ejemplo, la sílice reemplaza al negro de humo de la goma. Estos dos elementos funcionan prácticamente de la misma forma; sin embargo, la sílice logra mejorar el agarre en mojado de los neumáticos y mejorar la resistencia a la rodamiento, reduciendo el consumo de combustible y en consecuencia las emisiones de CO2.