Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
 
Noticias

Estudio de Audi
Viendo más allá

click en la foto para ampliar
Se compara tránsito común con el de los autos con asistencias: cambio notorio.

Audi desarrolló un estudio junto con los expertos de tránsito del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT) y la consultora muniquesa MobilityPartners. El mismo se denominó 25th Hour – Flow y el objetivo fue avizorar el efecto de las alternativas de movilidad en desarrollo. La investigación simuló el futuro del rubro en la ciudad de Ingolstadt y como resultado se estableció que se puede lograr una reducción duradera de los tiempos en los viajes cotidianos. Las flotas de automóviles sin conductor ayudarán a resolver los problemas de tráfico en las ciudades, a largo plazo. Estos beneficios se hacen aún más evidentes cuando se combinan con una gestión del tráfico más inteligente y una mayor tasa de ocupación de los vehículos, es decir, aumentando el número promedio de personas por automóvil. Si esta cifra aumenta moderadamente de 1.1 a 1.3 personas, debido a que más personas comparten un automóvil, no habrá más congestión durante la hora pico. En un sistema de tráfico en red completamente automatizado, más personas (+ 12%) pueden ser transportadas mucho más rápido (-33%) en el transito en recorridos urbanos. Los vehículos conectados, automatizados y compartidos también brindan a las ciudades nuevas oportunidades de uso y reasignación de espacios para mejorar la calidad de vida urbana. Por ejemplo, el estudio encontró que con la incorporación de vehículos totalmente autónomos se podría reutilizar un carril en una vía de cuatro carriles y dedicar este nuevo espacio a peatones o bicicletas en lugar de vehículos.

click en la foto para ampliar
En el futuro convivirán mejor ocupación de autos, autónomos y se reducirán los tiempos de viaje.

El estudio toma en cuenta que, con un número cada vez mayor de automóviles autónomos, más ciudadanos de la tercera edad y niños sin licencia de conducir tienen acceso a la movilidad, y robo-taxis convenientes competirán con el transporte público local. El estudio también examina escenarios más extremos. Por ejemplo, ¿qué sucede si aumenta bruscamente la cantidad de personas que usan el transporte público, caminan o viajan en bicicleta? ¿Cuál es el efecto de los altos niveles de tráfico de entrega como resultado de las compras online? ¿Y qué sucede si las ciudades no permiten automóviles que conducen por sí mismas o son lentas o reacias a digitalizar su infraestructura? Los resultados van desde tiempos de viaje más cortos en el tráfico de cercanías (-40%) hasta el punto muerto. En el modelo de tráfico de Ingolstadt, los investigadores investigaron solo un parámetro de forma aislada, sin tener en cuenta los cambios en el comportamiento del usuario o el aumento de la demanda: ¿cuántos automóviles sin conductor se necesitarían hoy para hacer que el flujo de tráfico sea notablemente mejor? ¡Por lo menos 40 por ciento! Las computadoras mantienen la distancia necesaria a otros vehículos, no conducen demasiado rápido y obedecen todas las señales de tránsito. Los tiempos de viaje se reducen notablemente solo con un número cada vez mayor de automóviles autónomos: si las carreteras de Ingolstadt hoy en día fueran utilizadas solo por vehículos autónomos, los tiempos de viaje se reducirían una cuarta parte. Con sus aproximadamente 140.000 residentes, Ingolstadt, la ciudad donde se asienta Audi, se adapta bien como un "laboratorio" para el flujo de tránsito en las carreteras, ya que el tránsito aquí tiene mayoritariamente cuatro ruedas: por razones históricas hay muchos automóviles y autobuses aquí, pero no metro o tranvías. Estas condiciones se aplican en muchas ciudades medianas en diferentes países. Según el estudio de Audi hoy, en promedio, los conductores pasan alrededor de 50 minutos por día al volante.