Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

Bridgestone y los servicios
Para no olvidar

click en la foto para ampliar
Bridgestone nos refresca sencillas revisiones para el mantenimiento de nuestros vehículos.

Bridgestone nos recuerda una serie de puntos para considerar respecto de los servicios básicos que deben realizarse en nuestros automóviles, para alargar su vida útil, circular con mayor confort y responder a las necesarias condiciones de seguridad detrás del volante. Aquí, los puntos que nos refresca la firma de neumáticos nipona.

  • Neumáticos: los dos chequeos fundamentales que debemos realizar son la alineación y el balanceo. Básicamente, la alineación es el proceso en el que se ajustan las llantas de un vehículo para que miren hacia el frente, es decir, para que queden paralelas entre sí y perpendiculares al camino. Lo óptimo es realizar este servicio cada 10 mil kilómetros; ya que, en caso contrario, el volante tenderá a irse hacia un lado, o bien, nunca regresará a su posición original después de girarlo, lo cual tarde o temprano generará un desgaste irregular. El balanceo, por otro lado, es el procedimiento por el cual se ajustan los pesos de una llanta para mantener un equilibrio correcto. Cuando no se realiza el balanceo, se corre el peligro de perder miles de kilómetros de vida útil.

  • Fluidos: siempre debemos medir el aceite, el líquido refrigerante y el de frenos. Todos son fundamentales para el correcto funcionamiento de tu vehículo. También es importante prestar atención al nivel de agua del limpiaparabrisas.

  • Amortiguadores: éstos se encargan de mantener el control y estabilidad del vehículo, nivelan los golpes e impactos que el auto pudiera tener en situaciones inesperadas, y de esta forma, evita que la suspensión se dañe. Además, ayudan a que las llantas se mantengan adheridas al suelo y no sufran mayor desgaste. Aunque los amortiguadores luzcan en buen estado, deben reemplazarse después de los 50 mil kilómetros. Algunos signos para detectar su desgaste son: incomodidad al manejar, poca estabilidad del vehículo, ruido al avanzar, pérdida de control, entre otros. Revisarlos al menos una vez al año es más que suficiente para garantizar un buen funcionamiento y seguridad.

  • Frenos: forman parte del sistema más importante de seguridad del vehículo, junto a los neumáticos. Por lo general, no se les presta demasiada atención hasta que comienzan a fallar, sin embargo, si no se controlan a tiempo, aumenta el riesgo en la conducción y la inversión para su arreglo podrá ser más difícil y costosa. Debemos revisar de forma constante el nivel del líquido de frenos, evitando la falta de fluido para garantizar un frenado correcto y seguro.