Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

Volkswagen y la impresión 3D
La última tecnología

click en la foto para ampliar
Volkswagen avanza la aplicación de elementos hechos en impresión 3D.

Volkswagen es el primer fabricante automotriz que utiliza la última tecnología de impresión 3D: el proceso HP Metal Jet, que simplifica y acelera la impresión 3D metálica. La mayor ventaja es que la productividad mejora cincuenta veces en comparación con otros métodos de impresión en 3D, según el componente. El nuevo proceso de impresión 3D que utiliza el proceso HP Metal Jet es un proceso aditivo en el que las piezas se producen capa por capa utilizando un polvo y un aglutinante. El componente se "cuece" en un componente metálico en el llamado proceso de sinterización. Esto difiere de los procesos previos en que el polvo se derrite por medio de un láser. Por lo tanto, por primera vez, la impresión tridimensional está lista para la producción en masa en la industria automotriz. Junto con el fabricante de impresoras HP y el fabricante de componentes GKN Powder Metallurgy, Volkswagen está impulsando el desarrollo de la tecnología para la producción en masa. Los socios presentaron el nuevo proceso por primera vez en el International Manufacturing Technology Show (IMTS) en Chicago. El Dr. Martin Goede, Jefe de Planificación y Desarrollo Tecnológico de Volkswagen, precisó: "La producción automotriz enfrenta grandes desafíos: nuestros clientes esperan cada vez más opciones de personalización. Al mismo tiempo, la complejidad aumenta con la cantidad de modelos nuevos”. Es por eso que confiamos en tecnologías de última generación para garantizar una producción rápida y sin problemas. La impresión 3D juega un papel particularmente importante en la fabricación de piezas individuales". Un vehículo Volkswagen es fabricado con 6.000 a 8.000 partes diferentes. Sin embargo, los procesos de impresión 3D previos solo se pueden utilizar para la producción especial de piezas o prototipos individuales.

La tecnología aditiva 3D Metal Jet de HP permite la producción de un gran número de piezas utilizando la impresión 3D por primera vez, sin tener que desarrollar y fabricar las herramientas correspondientes. Esto reduce significativamente el tiempo requerido para fabricar piezas. Como resultado, el proceso ahora también es interesante para la producción de grandes cantidades en un corto período de tiempo. En colaboración con HP y GKN, Volkswagen está desarrollando aún más la tecnología para que los elementos de diseño puedan imprimirse en una pequeña serie al principio. Este será el requisito previo, para poder producir piezas de diseño individualizadas, como rotulación de portón trasero, perillas especiales o llaves con rotulación personalizada para los clientes sin un gran esfuerzo. El plan es poder ofrecer esta propuesta de individualización a los clientes lo antes posible. Ya en el año próximo, GKN Powder Metallurgy tiene la intención de establecer una cadena de procesos orientada a la producción automotriz en colaboración con Volkswagen. Los primeros componentes pequeños (de diseño) se usarán para desarrollar aún más la tecnología, de modo que los primeros componentes estructurales para vehículos de producción masiva se puedan imprimir en dos o tres años. "Un vehículo completo probablemente no será fabricado por una impresora 3D en el corto plazo, pero el número y el tamaño de las piezas de la impresora 3D aumentarán significativamente", explicó el Dr. Goede. "Nuestro objetivo es integrar partes estructurales impresas en la próxima generación de vehículos lo más rápido posible. A largo plazo, esperamos un aumento continuo en el número de unidades, tamaños de piezas y requisitos técnicos".