Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

BASF y los cuidados en el automotor
A la temperatura justa

click en la foto para ampliar
Recomendaciones de BASF para lograr una óptima temperatura del motor.

BASF acerca sugerencias para un correcto empleo del fluido refrigerante en los motores de los automóviles, y resguardar a los propulsores de distintos riesgos, las que reproducimos a continuación:

El refrigerante o fluido de refrigeración es esencial para garantizar el buen funcionamiento del motor de los automóviles. El mismo ha sido formulado para controlar el calor generado por el motor y regular su temperatura, en virtud de su circulación entre el radiador y las cámaras internas del motor. En el caso del Glysantin, el fluido concentrado de alto rendimiento de BASF, proporciona triple protección: contra la corrosión, contra el sobrecalentamiento y contra el congelamiento. De hecho, protege el motor contra la corrosión y los depósitos en el sistema de refrigeración, que incluye los canales de enfriamiento en los bloques del motor y la culata del cilindro, el radiador, la bomba de agua y el núcleo de calefacción. Para garantizar realmente la protección, se deberá cambiar el fluido refrigerante regularmente después de tres a cuatro años respetando los intervalos recomendados por los fabricantes. Ello se debe a que aparecen moléculas corrosivas debido a la degradación gradual del fluido. Postergar el cambio puede llevar a daños en el motor y en el sistema de enfriamiento, como sobrecalentamiento, corrosión, aumento del consumo de combustible y ruidos internos.

Normalmente, el control del nivel del fluido de radiador es realizado por el personal de las estaciones de servicio. Esto es importante, pero la recomendación es que un mecánico especializado analice los cambios cuidadosamente. Para la reposición, existen diferentes tipos y tecnologías y es clave utilizar el producto indicado por el fabricante del automóvil, información que viene impresa en el manual del vehículo, ya que fue formulado y probado especialmente para su aplicación, además de contar con la aprobación de la montadora.

Un suministro incorrecto del fluido puede provocar daños en el sistema de refrigeración. El cambio puede ser un procedimiento simple, pero se requiere algunos cuidados que sólo un mecánico capacitado puede llevar a cabo.

Los siguientes consejos garantizan la seguridad de funcionamiento permanente del sistema de refrigeración:

  1. Comprobar regularmente el nivel del fluido de refrigeración. Cualquier cambio debe evaluarse por un mecánico capacitado.

  2. Durante las reparaciones, sustituir siempre el líquido de refrigeración en su totalidad, lavando y limpiando previamente el sistema de refrigeración.

  3. En el caso de vehículos de más de seis años, se recomienda la sustitución de la protección del radiador cada tres o cuatro años, de acuerdo con el fabricante.

  4. Respetar siempre las indicaciones del fabricante del vehículo. Jamás mezclar agentes de protección del radiador con diferentes tecnologías.

Con formulaciones específicas, las soluciones de la línea Glysantin tienen el agente de protección del radiador adecuado para cada motor. Demuestra una excelente transferencia de calor en el sistema de enfriamiento y su excelente rendimiento técnico reduce el mantenimiento necesario del sistema y al mismo tiempo prolonga la vida útil del sistema del motor. Desde 1929, el Glysantin es considerado el mejor fluido de enfriamiento de motores en Europa y ha sido el primero del mundo en producir la triple protección contra la corrosión, el sobrecalentamiento y el congelamiento. Por consiguiente, los productos de la marca establecieron la mayoría de las aprobaciones OEM de los grandes fabricantes de motores.