Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
 
Noticias

Certificaciones de McLaren Automotive
Original de verdad

click en la foto para ampliar
Este McLaren F1 GTR fue restaurado a nuevo y se certificó su condición de original.

McLaren Automotive ofrece a su clientela un nuevo servicio para autenticar el legado de los legendarios superdeportivos McLaren F1. El lanzamiento del nuevo programa es coincidente con la presentación de la primera F1 que aprobó para la certificación, la F1 GTR Longtail 25R 1997. En inmejorable estado luego de una restauración completa para dejarla en verdad como nueva, en una labor de McLaren Special Operations, la última F1 GTR resultó una de las estrellas del Concours of Elegance de Hampton Court, en Inglaterra. Anunciado en Hampton Court con la presentación del chasis número 25, el programa F1 Certified ha sido desarrollado para garantizar la autenticidad de las versiones de calle del superdeportivo ganador de Le Mans, ofreciendo la mayor tranquilidad a los propietarios actuales y futuros. Un certificado de autenticidad único, que McLaren Automotive es el único organismo del mundo capaz de emitir, autentica la procedencia, originalidad, vida útil, historial y condiciones de un automóvil. La conformidad con la especificación original y con cualquier actualización aprobada por McLaren se confirma por referencia a los archivos de la fábrica. Junto con el certificado, los propietarios reciben un libro ilustrado a medida que documenta la historia de su automóvil. Fueron construidas en total 106 McLaren F1 entre 1993-98, entre ellos 64 autos de carretera y 28 autos de carrera GTR, y todos son elegibles para el esquema. McLaren Special Operations han restaurado el 25R usando piezas originales F1 GTR en poder de la fábrica, y la restauración ha devuelto el automóvil con la misma especificación y librea que tenía cuando corría en Le Mans en el primer año de competencia. La campaña deportiva del F1 GTR 25R abarcó ocho años y varios continentes.

click en la foto para ampliar
Tuvo una trayectoria en las pistas, y se lo reacondicionó con partes originales.

El vehículo fue construido como uno de los tres autos Longtail para que el equipo Gulf-Davidoff compitiera en las carreras de GT en 1997 y fue conducido en Le Mans ese año por Ray Bellm, Andrew Gilbert-Scott y Masanori Sekiya. Estuvo obligado al retiro, a dos horas del final de la carrera, cuando un conducto de nafta se rompió y causó un incendio. Reparado por la fábrica, el 25R se vendió posteriormente a un equipo en Japón donde continuó compitiendo hasta 2005. En el Fuji Speedway ese año se convirtió en el último GTR de F1 en competir en una serie de carreras contemporánea. Después de estar en exhibición estática en una colección japonesa, se vendió al propietario actual y se trajo al Reino Unido en 2016. La colección del propietario está supervisada por la consultora de autos clásicos Kidston SA, fundada por el propietario de McLaren, Simon Kidston, también un corredor internacional líder de los coches de McLaren F1. Kidston SA le encomendó el coche a McLaren Special Operations en Woking, ya que, con cicatrices de batalla por los años de carrera, el 25R necesitaba un trabajo de reparación exhaustivo. La restauración se convirtió en una recuperación como nuevo utilizando piezas del GTR nuevas y viejas almacenadas en la fábrica en contenedores abiertos por última vez hace 20 años. Las nuevas partes utilizadas en 25R van más allá de ser específicas para el GTR de 1997; todas son piezas anteriores a junio de 1997, lo que garantiza que el auto quede exactamente como habría estado en el período previo a Le Mans ese año. Esto incluye las relaciones de caja “largas” de Le Mans y las luces de identificación del techo azul, tomadas de las alas de un avión y que son las únicas piezas que no son de McLaren en todo el automóvil, y fueron sumadas para Le Mans. Con los nuevos paneles de carrocería que muestran la librea del equipo Gulf-Davidoff y llevan el número 39 Le Mans de 1997, el 25R es un auto al que verdaderamente no le pasaron los años, y que deleitó a la concurrencia al Concours d'Elegance británico.

click en la foto para ampliar
El habitáculo de F1 GTR que había terminado su carrera deportiva en Japón.
click en la foto para ampliar

En el vano motor, el V12 de BMW, con 6.0 litros y 635 CV. La caja era una X-Trac de 6 marchas.