Header image
   
  
 
 
 
 
   
Noticias

El avión Klemm-Daimler “Kamerad”
Recuerdo del pionero

click en la foto para ampliar
El avión salió de Berlín a Moscú, pero dio la vuelta al mundo.

En la madrugada del 11 de agosto de 1928. Friedrich Karl Freiherr Koenig von und zu Warthausen, con apenas 22 años, despega para su vuelo récord desde Berlín-Tempelhof a Moscú. Él ha llamado a su avión ligero Klemm-Daimler L20 "Kamerad", la palabra alemana para "compañero". El piloto tiene la intención de estar lejos de Berlín solo por unos días. En última instancia, será más de 15 meses. “Si pudiera llegar sin detenerme, sería un récord mundial. Nadie había volado tal distancia con un motor liviano. Si llegaba a Moscú, había una buena posibilidad de ganar el Premio Hindenburg con mi vuelo, que se había establecido para el mejor aficionado alemán con un pequeño avión", reflexionaba Fredrich acerca de su logro. Ese "Trofeo Hindenburg" fue otorgado por el presidente del Reich alemán Paul von Hindenburg por primera vez en 1928 y consistía de 10.000 marcos en premios. Con ellos se pagaría el costo del L 20, que los padres del volante financiaron con anticipación: el monoplano anunciado por Leichtflugzeugbau Klemm GmbH Company en Sindelfingen como "avión para escuela, viajes, deporte" costaba entonces 7.250 marcos. El avión era propulsado por un motor de avión bicilíndrico horizontal Mercedes-Benz F 7502 con una potencia de 20 CV / 15 kW, refrigerado por aire y de apenas 48 kg de peso. En el intento de establecer un récord del Barón von Koenig-Warthausen todo va según el plan al principio.

click en la foto para ampliar
El Klemm-Daimler y Friedrich, de jóvenes e inquietos 22 años.

Sin embargo, en la tarde del 12 de agosto de 1928, el clima comienza a deteriorarse. Corre por encima de las vías del tren hacia Moscú a través de nubes y hojas de lluvia. Finalmente, 20 minutos antes de llegar a la capital rusa, la visibilidad se vuelve tan pobre que tiene que aterrizar el L 20 en un campo. El piloto se da cuenta de que casi ha llegado a su destino por parte del alcalde de la aldea cercana. "Cubrí mil setecientos kilómetros en dieciséis horas", escribió Koenig-Warthausen con entusiasmo en sus notas. "Con mi vuelo, superé con creces el récord de distancia anterior para aviones ligeros, que tenían dos franceses". Sin embargo, el registro no se reconoce por motivos formales: los jurados no reconocen el desvío requerido debido a la forma en que se extiende la frontera a la Unión Soviética como parte de la distancia de vuelo. Entonces, el barón toma la segunda decisión espontánea en pocos días: después de las excelentes experiencias con su "Kamerad", encara un vuelo alrededor del mundo. Los preparativos son sencillos: los padres envían 500 marcos, el L 20 está equipado con una nueva hélice con una fina capa de chapa de bronce como protección contra el clima, el piloto invierte en "buenas herramientas para posibles reparaciones, una rueda de repuesto y municiones".

click en la foto para ampliar
La réplica que se exhibe en el Museo de Mercedes-Benz.

Así continuó el periplo de Friedrich Karl von Koenig-Warthausen hacia el oriente, cálidamente recibido en muchos puntos de su trayectoria. En todo el recoorrido el Barón perdió el segundo Trofeo Hindenburg consecutivo por un poquito: Llega al Aeródromo de Roosevelt Field en Nueva York el 3 de noviembre de 1929, dos días tarde. Sin embargo, nadie puede quitarle el triunfo de este vuelo excepcional alrededor del mundo con 15 kW (20 hp) lejos de él. Koenig-Warthausen despegó de Bremerhaven para la última etapa de su vuelo alrededor del mundo el 22 de noviembre de 1929. Sin embargo, debido al mal tiempo, termina el vuelo en Bevensen (Baja Sajonia) con un aterrizaje de emergencia. "Fin del vuelo Berlín - Asia - EE. UU. - Berlín" es lo que el barón ingresa en su registro al día siguiente. La aeronave ligera Klemm-Daimler L 20 se devuelve a condiciones de aeronavegabilidad en Bevensen y se transfiere a la fábrica del fabricante el 28 de noviembre de 1929. El avión liviano Klemm-Daimler L 20 "Kamerad" ha sido parte de la exposición permanente del Museo Mercedes-Benz en Stuttgart desde 1980. Debido a que el avión original del Barón von Koenig-Warthausen ya no existe, una réplica detallada basada en un L 20 ha sido construida específicamente para el museo, donde se la exhibe con orgullo.