Header image
   
  
 
 
 
 
   
Noticias

Porsche y el Gorilla Glass
Varios beneficios

click en la foto para ampliar
Aplicación de Gorilla Glass en el Porsche 911 GT3 RS: la ventanita posterior.

El Gorilla Glass es una lámina sintética, producto de la vidriera Corning y que ha hallado, en sus distintas generaciones, aplicación en smartphones y tablets. Sus características de resistencia y, ciertamente, bajo peso, han llamado la atención de Porsche, que aplicó el material para una de las ventanillas del poderoso 911 GT3 RS. El reemplazo de los vidrios por materiales que brinden mejoras como el peso, es propio de las carreras automovilísticas y en el pasado se han sustituido los cristales, por ejemplo, con Makrolon. Sin embargo, este material tiene muy baja resistencia al rayado y sus características visuales son menos que óptimas, por lo que no es apropiado para automóviles de producción en serie. Esta es la razón por la cual los ingenieros han estado investigando sobre el vidrio de lámina delgada. El material, que se hizo conocido como Gorilla Glass, es utilizado para fabricar pantallas de monitores, superficies de tabletas, televisores de pantalla plana y teléfonos inteligentes desde hace años. Sus beneficios son claros: características visuales ideales, bajo peso y muy alta resistencia. Porsche utilizó por primera vez vidrios de calidad comparable en el vidrio laminado de la ventana trasera del Porsche 918 Spyder, con el paquete Weissach. El panel plano, de aproximadamente 20 por 20 centímetros, tuvo que ser sometido a muchas pruebas por su tamaño. Hoy en día las metas de Porsche son mucho más altas. Todavía no existe una solución para tener cristales con más flexibilidad para las ventanas de una puerta abatible: a gran altura y a velocidades más altas, la corriente de aire doblaría el vidrio e impediría el cierre. Para el mediano plazo, el plan es usar una composición híbrida utilizando el vidrio delgado químicamente comprimido solo para el lado interior de un panel de vidrio compuesto.

click en la foto para ampliar
Con estos materiales se fabrica el Gorilla Glass que aplica Porsche en sus cristales.

La tecnología para procesar el vidrio laminado ha progresado enormemente en los últimos tres años. Los ingenieros ahora son capaces de realizar paneles curvos de vidrio de lámina delgada, cuyos primeros ejemplares vieron la luz en un teléfono inteligente Samsung. Lo que conocemos como Gorilla Glass, de los teléfonos inteligentes, es en realidad poco más que un material antiguo: el vidrio, el mismo material hecho de fragmentos de vidrio reciclado, arena y, cuando se trata de ventanas de automóviles, una delgada película de seguridad entre dos capas delgadas de vidrio. Para que el vidrio se convierta en lámina de vidrio, primero debe someterse a un tratamiento químico. Para la percepción humana, el vidrio parece liso y plano, pero visto a través de un microscopio electrónico, es irregular y fisurado. Los pisos de las grietas están llenos de moléculas. Un tratamiento químico los extrae y los reemplaza con moléculas más grandes que se amalgaman en el espacio y aumentan la densidad del material en su superficie. Esto hace que la resistencia a la compresión en el vidrio sea mucho más grande y lo hace extremadamente fuerte. Las pruebas han demostrado que un parabrisas de lámina de vidrio con una capa exterior de 2,1 milímetros y una capa interior de 0,55 mm combinada con una película de seguridad PVB es al menos 200 por ciento más resistente que un parabrisas de vidrio compuesto convencional. Tal parabrisas sería sustancialmente más resistente al granizo y a las fisuras que provocan las piedras pequeñas del camino, sería mucho más resistente a los rayones y se rompería solo con impactos mucho más grandes en un choque.

Agregue a esto el hecho de que el vidrio de lámina delgada posee una mayor flexibilidad y, por lo tanto, es capaz de aguantar más la torsión. El peso que se puede ahorrar es enorme. La versión convencional de vidrio de seguridad de una sola capa de la ventana trasera del Porsche 911 actual, por ejemplo, pesa 5,8 kilogramos. La misma ventana hecha de vidrio de película fina pesa solo 3.7 kilogramos, reduciendo el peso cuarenta por ciento. Y ese es solo un componente. En la actualidad, Porsche utiliza este acristalamiento en el Porsche 911 GT3 RS, cuya ventana trasera y ventanas laterales traseras están hechas de él. Pero el nuevo vidrio compuesto ofrece una mayor protección a los rayos ultravioletas (UV). Pues la película de seguridad bloquea el 99 por ciento de la radiación UV. El vidrio de seguridad de una sola capa convencional sin la película bloquea solo alrededor del 70 por ciento. La alta calidad óptica del vidrio de lámina delgada reduce considerablemente la distorsión perceptible observada en el acristalamiento más grueso, especialmente en la parte baja del ángulo de instalación. Además de eso, el vidrio también se descongela mucho más rápido en climas fríos, simplemente porque es más delgado. Con vistas a la movilidad eléctrica, encontramos otro beneficio más en el mayor efecto de amortiguación sobre las ondas de sonido de alta frecuencia. Además de una mayor resistencia con un menor peso, el aislamiento acústico mucho más alto hará que el vidrio de lámina delgada sea la opción preferida para la movilidad eléctrica en la industria automotriz en el futuro.