Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

Toyota y el Salón de la Fama de Automóvil
Homenaje al pionero

click en la foto para ampliar
El recuerdo a Kiichiro Toyoda en Tokio.

Toyota Motor Corporation celebró una ceremonia en su sede en Toyota City conmemorando la introducción del fundador de Toyota, Kiichiro Toyoda, al Salón de la Fama del Automóvil en los Estados Unidos. Aproximadamente 100 personas asistieron a la ceremonia, que, además de los ejecutivos de la firma y representantes del Consejo Asesor Nacional de Concesionarios de Toyota, Kyohokai, Eiyokai y las compañías miembros del Grupo Toyota, incluyó a empleados jóvenes de cada compañía del grupo. El presidente del Directorio de Toyota, Takeshi Uchiyamada y el director general Jim Lentz, que asistieron a la ceremonia de introducción en Detroit el 19 de julio en Estados Unidos, informaron sobre el hecho, mientras que el presidente honorario Shoichiro Toyoda y el presidente Akio Toyoda, en recuerdo de Kiichiro Toyoda y otros líderes en el momento de la fundación de la compañía, se dirigieron a la concurrencia. Shoichiro Toyoda comentó: "Eiji Toyoda fue sumado al Salón de la Fama del Automóvil en los EE. UU. en 1994, y también fui admitido en 2007. Es un honor tremendo y me llena de gran alegría la introducción este año de Kiichiro, quien asumió el desafío de pasar del negocio del telar al negocio del automóvil. Ello motivó la alta evaluación en Estados Unidos, que puede llamarse la 'madre' del automóvil, de sus logros como fundador en el momento de la fundación de nuestra empresa. Kiichiro solía decir: 'Cuando la tecnología se trataba de telar, estoy seguro de que éramos los mejores del mundo. Pero, en cuanto a los automóviles, no hice nada. Fueron mis subordinados y quienes me rodeaban quienes lo hicieron”. El presidente Akio Toyoda precisó: "Debido a que Kiichiro falleció a la temprana edad de 57 años, nunca tuve la oportunidad de conocerlo. Cuando pienso en Kiichiro y en nuestros predecesores, siempre nos vienen a la mente dos cosas: una es un sentimiento de aprecio, ya que, si no fuera por ellos, el Toyota que conocemos hoy no existiría. El otro, no obstante, es una sensación de arrepentimiento, ya que ninguno de ellos pudo experimentar, en su mayor parte, los buenos momentos que estaban por venir. Es por eso que estoy contento, más de lo que sería para mí, que sus días de esfuerzo y desafío han sido reconocidos por inducción al Salón de la Fama Automotriz en Estados Unidos, un país que todos admiraban”.