Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

Nuevo Volkswagen Touareg
Conjunto inédito

click en la foto para ampliar
Las barras antirrolido activas que tendrá el nuevo Volkswagen Touareg.

Se apresta la aparición del nuevo Volkswagen Touareg, del cual siguen develando adelantos técnicos. En él estará la versión más avanzada del tren de rodaje, fabricado principalmente de aluminio liviano, y presenta una combinación de suspensión neumática innovadora con control adaptativo de amortiguación electrónica: se incluye un sistema de compensación de rolido activo electromecánico (eAWS) de reciente desarrollo. El eAWS presenta barras antirrolido activas que usan motores eléctricos y una alimentación por sistema de 48 voltios para adaptarse a la situación de manejo, brindando un nivel de agilidad y comodidad de viaje que prácticamente no tiene comparación con ningún otro SUV. Los componentes clave de la compensación de balanceo activo electromecánico son las barras estabilizadoras en los ejes delantero y trasero. Dado que la cinética asegura que el vehículo tenga tendencia a inclinarse en curvas, la aplicación de este sistema se reduce. Esta compensación de balanceo activo va un paso más adelante, ya que mantiene el vehículo en una posición horizontal casi paralela a la carretera. El eAWS presenta barras estabilizadoras electromecánicas en los ejes delantero y trasero. Una unidad de control central coordina su uso. Los dos extremos de cada barra estabilizadora están conectados entre sí mediante un motor que, dependiendo de la situación de conducción, endurece o hasta desacopla las barras. El sistema eléctrico de alto voltaje, 48 voltios, opera a los propulsores eléctricos y así la inclinación lateral del Touareg disminuye significativamente en las curvas gracias a las barras antirrolido activas. Esto hace que el vehículo sea más ágil, al tiempo que proporciona al conductor retroalimentación natural sobre la dinámica de manejo. El eAWS también mejora de modo notable el confort de marcha. Dado que las barras antivuelco electromecánicas se pueden desacoplar cuando se conduce en línea recta, en contraste con las barras antivuelco de acero. Esto también tiene un efecto notable en las características de suspensión y, por lo tanto, en el confort de conducción. Al conducir fuera de la carretera, la articulación de los ejes se puede mejorar mediante el desacoplamiento electromecánico de las barras estabilizadoras.