Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
Noticias

Seat y los combustibles alternativos
Lo pasan a gas

click en la foto para ampliar
De Meo, en el congreso de GASNAM.

La semana última se desarrolló en Madrid el VI Congreso de GASNAM, Asociación Ibérica del Gas Natural Comprimido (GNC) y Gas Natural Licuado (GNL) como combustibles alternativos para transporte por carretera, ferrocarril y marítimo. Allí se hizo presente Luca de Meo, presidente de Seat, quien expresó que la marca de Martorell se ubica como referente en la aplicación del GNC del Grupo Volkswagen. El ejecutivo anunció que el Centro Técnico de Seat, que cuenta con más de 1.000 ingenieros, desarrollará la tecnología GNC para el Grupo, convirtiéndose así en un Centro de Tecnología a nivel internacional. “Queremos que ésta sea una tecnología made in Spain, queremos ser pioneros y creemos que lo vamos a conseguir”, afirmó. De Meo definió esta energía como “una alternativa sostenible y rentable frente a los combustibles tradicionales y al vehículo eléctrico”. En este sentido, ha señalado que los clientes buscan autonomía, que la carga pueda realizarse en el trabajo o en casa y que sea rápida. “En definitiva, que el proceso sea fácil y económico”.

“Lo bueno de la tecnología GNC es que ya existe”, por lo que “no son necesarias grandes inversiones y puede ofrecerse ampliamente a los clientes”, expresó de Meo. Entre sus grandes ventajas se encuentra el tiempo de carga, que es rápido y limpio; y que tiene un precio similar a los coches diésel o gasolina. “Estos coches, vehículos comerciales o camiones no requieren ningún desarrollo tecnológico, son confiables, seguros, extraordinariamente competitivos en costos, cómodos y muy prácticos. Tienen más autonomía que otras opciones y su uso se adapta al entorno mejor que otras tecnologías, ya sea para conducción urbana, interurbana o de larga distancia”, destacó el presidente de Seat. Por ello, “el GNC no es solo una tecnología puente, sino una alternativa real a largo plazo”, agregó el ejecutivo. También indicó que si el parque de vehículos de España contase con un millón de vehículos livianos alimentados por GNC, se dejarían de emitir a la atmósfera 1,2 millones toneladas de CO2 al año, lo equivalente a cubrir Madrid de árboles. “Además, supondría un ahorro al conductor de entre 700 y 1.000 euros al año”, precisó de Meo.