Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
 
Noticias

La Maison Citroën en Bélgica
Ahora, en Bruselas

click en la foto para ampliar
El C3 Aircross europeo, la estrella en "La Maison Citroën" en Bruselas.

Citroën está llevando adelante un proceso de transformación general, y en ese marco está revisando toda la experiencia del cliente que ofrece, comenzando con sus salones de venta. Así es como surgió “La Maison Citroën”, un nuevo concepto de venta minorista urbana se presentó en París y ahora se está esparciendo en todo el mundo, con siete locales en funcionamiento: dos en Francia (París 16 y París 14), dos en China (Wuhan Hongtai y Anhui Weifeng), uno en Japón (Tokio), uno en Colombia, y ahora uno en Bruselas, Bélgica. No menos de veinticinco puntos de este tipo deben abrir sus puertas antes de fin de año. Respecto de “La Maison Citroën” belga, ubicada en 54 Rue du Page, Ixelles, si bien el espacio reducido limita el número de modelos en exhibición, la experiencia del cliente se ve mejorada: tanto la experiencia física, que busca ser acogedora como "hogareña" (decoración de madera natural, uso de varios colores y materiales para enfatizar el aspecto táctil, etc.) y la experiencia digital con lo mejor del mundo de Citroën (configurador 3D, Citroën Origins, Citroën Advisor, etc.) a través de pantallas interactivas. El responsable de la implantación, Garaje Declercq, seleccionó Châtelain, un barrio animado y de moda en la capital, sobre de 570 m2, compartiendo el espacio con la nueva tienda de la ciudad de la marca Peugeot y se diferencia porque cuenta con un restaurante y un bar. El Garaje Declercq comenzó a operar en Bruselas en 1954, con Christian Declercq abriendo un restaurante justo al lado del concesionario en 2010. El lugar se convirtió rápidamente en una dirección clave en el barrio. Con la nueva tienda de la ciudad, el restaurante ahora es una parte integral del salón de exposición.

click en la foto para ampliar
Las instalaciones adosaron un bar y restaurante. Curioso...
click en la foto para ampliar

Se puede ir por un buen trago a la barra. O a comprar un 0 km.