Header image
   
  
 
 
 
 
 
 
 
Entrevistas

Sebastián Zajdman, gerente de Marketing de Mercedes-Benz Argentina
El desafío del smart

click en la foto para ampliar
Sebastián Zajdman puntualizó que el smart fortwo tiene un público singular.

-Si bien se ha dado una puesta al día con el smart, ahora suman la retornada versión forfour, que antes no había sido ofrecida aquí.
-Así es. Se ha renovado la oferta del fortwo y se sumó el forfour, que había estado presente con anterioridad en la marca pero que acá no había llegado. El fortwo era un producto que ya debía ser renovado, hace cinco años que lo tenemos en el país, y nos pone muy contentos que logremos revitalizar una marca que para Mercedes-Benz es una realidad, es un desafío diario. La hemos logrado posicionar, y estamos felices no sólo de que la estamos presentando para Buenos Aires, ya que estaremos llevándola por el resto del país para que la gente conozca lo que es un smart.

-Ahora, el smart brinda una nueva estética, una plataforma distinta y lo distigue hasta la tracción trasera.
-La variante actual no solamente sigue manteniendo la esencia del smart, dado que el fortwo resulta un auto de 2,69 metros de largo, como desde el primer día, sino que además tiene tracción trasera y es un poco más ancho. El forfour, con 80 cm más, da la posibilidad de tener las dos puertas traseras y el espacio para los pasajeros. Por eso nosotros lo llamamos “200% smart”, porque en realidad sigue manteniendo la base y la pureza de la marca, con más lugar.

-¿Ha sido un cometido duro afirmar a smart en Argentina, considerando que no hay una tradición de autos urbanos?
-Cuando nosotros mirábamos lo que sucedía las grandes ciudades del resto del mundo, pensábamos que el smart en Buenos Aires tenía que funcionar. Por eso lo trajimos, y los primeros años fueron buenos para smart en un segmento, en una categoría nueva. Los últimos años fueron difíciles pero por una cuestión que yo diría coyuntural, no porque el auto haya dejado de ser atractivo. Estamos convencidos de que cuando el mercado empiece a empujar, nosotros vamos a estar preparados para poder cumplir con las expectativas, abriendo una gama de clientes y de productos totalmente nueva, que no va a canibalizar el dos puertas con el cuatro puertas. En ese sentido, estamos preparados para un producto que sabemos va a romper los estereotipos de lo que es andar en auto en la ciudad.

-¿La clientela reclamaba por un salto al forfour?
-La verdad que no. El cliente actual del fortwo es cliente de fortwo. Hemos hecho todos los estudios de mercado previos a un lanzamiento, y el cliente del dos puertas no se mueve de allí. Es por eso que estamos tranquilos porque no se va a canibalizar al producto, y vamos a poder llegar a una gama distinta de clientes con el cuatro puertas.

-¿Qué tipo de clientes determinaron con los estudios previos para el forfour?
-Es muy difícil identificar con precisión cuál es el cliente de smart, porque el público es variadísimo. No podemos encuadrarlo en un target clásico. No podemos decir “es un cliente entre 20 y 30 años”. Son clientes entre 60 y 70 años, son hombres, son mujeres, con hijos, sin hijos, es el tercer auto, es el primer auto, es muy variado. Lo que sí sabemos es que los clientes del fortwo, quieren un fortwo. Y no quieren un forfour. Y que nunca pensaron en otro producto, ni de la competencia, cuando se compraron un fortwo. Sí el cliente del forfour es un cliente que hoy está entre los compactos de alta gama de otras marcas. Es un espectro más amplio, es preexistente en un rango en el que ya hay competencia, así que la verdad que seguramente vamos a poder identificar a un cliente distinto, pero el espíritu sigue siendo el mismo, el de personas que se sienten identificadas en lo que es smart como marca.